ES: +34 957 780 066

Diferentes tipos de riego de olivos en plantaciones

riego campo olivar AGR Global
Índice de contenidos

Los olivos son árboles resistentes que prosperan en climas cálidos y secos. Sin embargo, para obtener una buena cosecha de aceitunas, es necesario proporcionar a los árboles la cantidad adecuada de agua en el momento correcto. Hay varios métodos diferentes de riego para olivos, cada uno con sus ventajas y desventajas. En este artículo, exploraremos algunas de las opciones más populares.

Desde AGR Global queremos indicar cuales podrían ser los tipos de riego mejor empleados en las plantaciones de olivar, sus características y sus principales diferencias.

Riego por goteo

El riego por goteo es uno de los métodos de riego más populares para los olivos. Con este sistema, se colocan pequeños tubos de riego cerca de las raíces de los árboles. El agua se libera en gotas lentas y constantes, lo que permite que las raíces la absorban de manera efectiva.

Hay varias ventajas del riego por goteo para los olivos. En primer lugar, es muy eficiente en cuanto al uso del agua, ya que solo se usa la cantidad necesaria. Además, el riego por goteo reduce la evaporación y minimiza la pérdida de agua debido al escurrimiento. También puede ayudar a prevenir el crecimiento de maleza alrededor de los árboles.

Sin embargo, el riego por goteo también tiene algunas desventajas. En particular, puede ser costoso instalar y mantener, especialmente si se tiene en cuenta el costo de los tubos y el equipo de riego. Además, puede ser más difícil de ajustar que otros métodos de riego, lo que significa que puede ser menos adecuado para terrenos irregulares o en pendiente.

Riego por inundación

El riego por inundación es un método de riego que implica inundar el suelo alrededor de los árboles con agua. Este método es común en áreas donde hay una gran cantidad de agua disponible, como cerca de los ríos o las presas. En algunos casos, también se pueden construir presas temporales para almacenar el agua.

El riego por inundación tiene algunas ventajas para los olivos. En primer lugar, es muy eficaz para mantener la humedad del suelo, lo que es especialmente importante en climas secos. También es muy fácil de implementar y no requiere mucho equipo. Además, puede ser beneficioso para la calidad del suelo, ya que el agua puede llevar nutrientes alrededor de las raíces.

Sin embargo, también hay algunas desventajas del riego por inundación. En particular, puede ser muy ineficiente en cuanto al uso del agua, ya que una gran cantidad puede evaporarse o escurrirse. También puede ser difícil de controlar, lo que significa que puede ser difícil ajustar la cantidad de agua que se utiliza para cada árbol. Además, puede ser menos adecuado para áreas con terrenos irregulares o en pendiente.

Riego por aspersión

El riego por aspersión es otro medio de riego popular para los olivos. Este método implica el uso de aspersores que rocían agua sobre los árboles. El riego por aspersión es una excelente opción para áreas con suelos pesados ​​o arcillosos, ya que el agua puede penetrar en el suelo y mejorar la estructura del suelo con el tiempo. También es un método más económico que el riego por goteo, ya que no se requiere una inversión inicial significativa en tuberías y emisores.

Sin embargo, el riego por aspersión puede ser menos eficiente que el riego por goteo en términos de uso de agua, ya que parte del agua puede perderse debido a la evaporación y la deriva del viento. También puede haber problemas con la uniformidad de la distribución de agua, especialmente en áreas con pendientes pronunciadas.

Riego subterráneo

El riego subterráneo es un método de riego que implica la colocación de tubos de riego enterrados debajo de la superficie del suelo, a una profundidad que permita que el agua llegue directamente a las raíces de los olivos. Los tubos están perforados con pequeñas aberturas, que permiten la liberación de agua a través de la capilaridad del suelo, proporcionando una distribución uniforme del agua en la zona radicular.

Este método de riego es muy eficiente en términos de uso de agua, ya que minimiza la pérdida de agua por evaporación y escorrentía. Además, al no mojar las hojas y los frutos de los olivos, el riego subterráneo reduce el riesgo de enfermedades fúngicas y bacterianas que pueden propagarse por el agua.

El riego subterráneo también es una opción rentable a largo plazo, ya que requiere una inversión inicial en tuberías y equipo, pero ahorra costos en el largo plazo debido a la menor cantidad de agua requerida y la menor necesidad de mantenimiento. Además, el riego subterráneo es compatible con prácticas de conservación de suelos y agua, ya que se puede utilizar con técnicas como la labranza reducida y la siembra directa, lo que ayuda a mejorar la salud del suelo.

Sin embargo, el riego subterráneo puede ser menos efectivo en suelos muy compactados o con una baja capacidad de infiltración, ya que el agua puede tener dificultades para penetrar en el suelo. Además, la instalación del sistema puede requerir equipos especializados y experiencia en el diseño de sistemas de riego subterráneos.

Riego con aguas salinas

El riego de los olivos con aguas salinas puede ser un desafío para los agricultores, ya que las sales en el agua pueden acumularse en el suelo y afectar la salud y producción de los olivos. Sin embargo, con algunas técnicas adecuadas de manejo del agua y del suelo, es posible utilizar aguas salinas para el riego de los olivos.

Uno de los primeros pasos que los agricultores deben tomar al utilizar aguas salinas para el riego es asegurarse de que el agua no contenga niveles excesivos de sales o elementos tóxicos. Se pueden realizar análisis de agua para determinar el contenido de sales y la calidad del agua. Si el contenido de sales es alto, se puede considerar la implementación de tecnologías de desalinización para tratar el agua antes de su uso en el riego.

Algunas técnicas importantes para reducir la acumulación de sales en el suelo es la lixiviación, que implica el uso de una cantidad excesiva de agua para saturar el suelo y mover las sales a través del perfil del suelo.

El uso de la fertirrigación también puede ser beneficioso en el riego con aguas salinas, ya que permite una aplicación precisa de nutrientes y una mejor absorción por parte de las raíces de los olivos. Al aplicar los nutrientes junto con el agua de riego, se reduce la acumulación de sales en el suelo y se mejora la calidad de la fertilización.

Otra técnica que puede ser útil en el riego con aguas salinas es la rotación de cultivos, que implica alternar la plantación de olivos con otros cultivos que tienen una alta demanda de agua y una capacidad de absorción de sales en el suelo. La rotación de cultivos puede reducir la acumulación de sales en el suelo y mejorar su estructura y fertilidad.

En conclusión y de manera generalizada, cada método de riego tiene sus propias ventajas y desventajas, y la elección del método adecuado para un olivar dependerá de varios factores, como la disponibilidad de agua, la calidad del suelo y las necesidades específicas de los árboles.

Desde AGR Global aconsejamos tener en cuenta que es muy importante que los agricultores consulten con expertos en riego en la producción de olivares para tomar una decisión informada y maximizar la eficiencia del uso del agua. Nuestros profesionales cuentan con una amplia experiencia en plantaciones tanto de oliveras como almendros, así como otro tipo de servicios en este ámbito. No dudes en contactarnos si tienes alguna pregunta.

Suscríbete a nuestra newsletter

Te informaremos con  todas nuestras novedades

Hola, ¿en qué puedo ayudarte?